domingo, 2 de marzo de 2008

Cien alumnos se quedaron fuera del nivel inicial en el comienzo del ciclo lectivo 2008

La demanda de las salas supera ampliamente a la oferta. Faltarían, al menos, cuatro jardines de infantes públicos. Es un problema que preocupa a toda la provincia de Buenos Aires, donde se calcula que el déficit llega a mil establecimientos. Las causas son, además de la gran cantidad de mujeres que hoy trabaja fuera de su hogar, la radicación en la ciudad de numerosas familias provenientes de distintos puntos del país, incluso, del exterior. Azaroso ha sido para los padres de alumnos del nivel inicial poder formar parte del comienzo de las clases del ciclo lectivo 2008, dado los esfuerzos denodados que la mayoría ha tenido que realizar para poder anotar a sus hijos en alguno de los establecimientos tandilenses, y no "morir" en el intento. El relato del raid realizado por algunos de los padres para conseguir una vacante para sus hijos motivó una consulta a las inspectoras de Nivel Inicial, Mónica Cantón y Susana González, quienes durante la entrevista ratificaron las dificultades para obtener lugar en un aula, aunque dijeron que para sala de cinco -es obligatoria- todos los aspirantes habían sido ubicados. "Hay pocas vacantes para cubrir la demanda de la cantidad de gente que se está radicando en Tandil. El flujo de gente que llega es incesante, por lo que desde la Dirección de Educación Inicial estamos generando aperturas de salas que hoy son insuficientes", comenzó diciendo Mónica Cantón. "En los últimos tres años -continuó- se ha solicitado la creación, y se ha concretado, de todas las salas disponibles que hay en los edificios actualmente, como el Jardín 923, el 917 y la creación de una sala en el 924, pero ocurre al mismo tiempo que los jardines ya no tienen salas ociosas para cubrir la demanda. Por otro lado, se han abierto cuatro SEIM, que son escuelas rurales y algunas de ellas no están muy lejos del radio céntrico, como en La Porteña, en Iraola, en el paraje La Pesquería y Los Huesos, demanda que también se atiende". En la zona del Hospital En la provincia de Buenos Aires, la educación inicial funciona en edificios propios, salvo los SEIM. Dada la matrícula con la que cuentan y que las inscripciones se realizan por parte de los padres, a libre elección de la zona, ya que el orden de la inscripción se hace por fecha de nacimiento y no por lugar de residencia. La demanda, según las inspectoras, se debe a varias razones y una de ellas tiene que ver con la contención que significa para una madre que necesita salir a trabajar y con la jerarquización del nivel inicial. Por otro lado, una de las demandas que va en crecimiento es la de la sala de dos en algunos barrios en los que también la madre debe salir a trabajar, por "esta razón se está por abrir una sala el barrio San Cayetano". Sobre la falta de sedes para jardines, Cantón destacó que más que nada se da el fenómeno para la zona céntrica. "Hemos detectado, por ejemplo, que falta un jardín en proximidades del Hospital, que concentraría los excedentes de la zona centro, que ya se hallan completas". Agregó a su vez que "en Tandil se produce un fenómeno que va en contra de todo esto y es que los padres anotan a sus hijos en tres o cuatro escuelas a la vez para asegurarse un lugar, entonces, a veces, los últimos días aparecen las vacantes, pero no avisan y eso es un verdadero problema". Sobre las prioridades a la hora de la inscripción, la tienen en primer lugar los excedentes del año anterior, los hermanos, los hijos del personal docente y luego por fecha de nacimiento, siendo los mayores los nacidos en julio. De todos lados Al ser consultadas sobre cuándo comenzó a notarse en Tandil este desborde de demanda, Susana González señaló que "nosotros notamos en nuestro sector una fuerte explosión demográfica desde hace más o menos dos o tres años. Acá recibimos familias de San Luis, Córdoba, del sur, del norte, y lo sabemos bien porque se acercan hasta estas oficinas planteando este problema de que no encuentran dónde ubicar a sus hijos". González dijo además que se han dado muchísimos casos de familias que se instalan en Tandil provenientes de otros países como Paraguay, Uruguay, Bolivia, Chile y Brasil, entre otros, quienes "se radican por cuestiones laborales que van desde la construcción o como profesionales que se insertan en distintas empresas de la ciudad". La sala de cinco es obligatoria y "hoy por hoy, la matrícula está cubierta". La sala de cuatro está en vías de serlo. Por salón, la cantidad de chicos recomendada es de 25 alumnos. En Tandil la mayoría de las salas funcionan con 30 chicos: "Eso se debe a la demanda que debemos cubrir", argumentaron desde el área. Requisitos para abrir un jardín Para abrir un nuevo jardín de infantes, desde la Dirección de Educación Inicial se completa el listado de excedentes de los cinco jardines más grandes de Tandil y se eleva a Inspección Distrital, que evalúa la propuesta y gira a la Provincia un expediente con todos los datos y requisitos. Muchas veces, el problema que surge para crear un jardín es la falta de inmuebles para alquilar, es decir, espacios que cumplan con los requisitos deseados para que funcione una institución educativa para niños pequeños. Cerca de cien chicos de cuatro y tres años han quedado en lista de espera para poder ingresar al circuito educativo en 2009. "Ese es un fenómeno creciente, sobre todo de esta edad, por lo que pensamos que con la creación de cuatro jardines más podría estar solucionándose el tema en Tandil, porque hoy todos están con la capacidad al límite", coincidieron ambas inspectoras, que para finalizar dijeron que "hay voluntad del Estado para la creación de nuevos establecimientos". En el ámbito privado, la demanda también superaría la oferta, según pudo constatarse dada la gran cantidad de reclamos recibidos en este medio.
Fuente: http://www.eleco.com.ar/